Hospitales le piden a Santa suministros: falta de todo, desde sillas de ruedas hasta jeringas

Los hospitales de Estados Unidos, agobiados por casi dos años de lucha contra la pandemia de covid-19, ahora buscan desesperadamente suministros médicos básicos.

En otra consecuencia de la crisis de la cadena de suministro global, hospitales que gestionan los picos de casos de covid durante las Fiestas y a todos sus otros pacientes se están quedando sin suministros básicos para atenderlos: muletas, jeringas, agujas, tubos, guantes, catéteres, cortinas para cirugía, recipientes para desechos médicos. e incluso vasos de muestras de orina.

Después de las dificultades que enfrentaron los trabajadores de salud para asegurar los equipos de protección personal (PPE) en 2020, los gerentes de las cadenas de suministros y otros expertos dicen que la escasez y los retrasos de otros productos comunes aumentaron este año.

Las promesas del presidente Joe Biden de acelerar los suministros al país se han centrado repetidamente en garantizar que los regalos navideños llenen los estantes de las tiendas “Solo Santa Claus puede asegurarse de que lleguen a tiempo”, dijo Biden el 1 de diciembre, en un discurso sobre los esfuerzos de su administración. Se refirió a los suministros médicos al pasar.

Los médicos está atendiendo con lo que tienen a mano, incluso “remendando” suministros. Mientras juegan a MacGyver, su atención puede desviarse de la atención al paciente.

A fines de noviembre, los ejecutivos de CentraCare en Minnesota dijeron que la falta de kits de recolección de orina que usa el sistema de salud los obligó incluso a pedir piezas individuales para hacer sus propios kits.

El doctor George Morris, a cargo de la respuesta a covid en CentraCare, está preocupado por el riesgo que estas carencias representan para los pacientes. “Ahora nuestra escasez de suministros está afectando nuestra capacidad de brindar atención”.

“Cuando agregas todas estas variantes, siempre existe una pequeña posibilidad de error”, dijo Morris. “Y eso es lamentable, pero esa es la realidad”.

“Simplemente no podemos obtener suficiente volumen”, dijo Kelsey Ochsner, gerenta de adquisiciones de CentraCare. Los equipos médicos de emergencia federales fueron enviados a Minnesota a fines de noviembre para ayudar a los hospitales, incluido el Hospital St. Cloud de CentraCare, el más grande del sistema, para controlar un aumento en las infecciones por covid.

La escasez de suministros se debe a la falta de materias primas, los retrasos en los puertos, en los envíos, y la falta de camioneros para transportar mercancías. Otro factor que empeora las cosas para los hospitales en general: la escasez de personal.

“Si no tienes trabajadores de salud, no puedes hacer el trabajo”, dijo Debbie White, enfermera registrada y presidenta de Health Professionals and Allied Employees, un sindicato de Nueva Jersey. “Los suministros que tengas pierde relevancia si ni siquiera puedes cuidar a tus pacientes”.

La escasez mundial de aluminio ha dejado a los hospitales sin muletas, por lo que los médicos han organizado campañas de donación de artículos usados ​​en buen estado.

“Imagínate tratar de moverte después de una cirugía de cadera o después de romperte la pierna sin la ayuda de estos dispositivos”, se lee en un pedido reciente de hospitales de Utah, incluidos Intermountain Healthcare y University of Utah Health, de andadores, bastones y muletas.

La campaña, llamada Lean on Utah, recolectó artículos durante tres sábados de este otoño: 963 juegos de muletas, 652 andadores, 333 bastones y 153 sillas de ruedas.

Gordon Slade, director senior de logística de la cadena de suministro de Intermountain, dijo que los tiempos de entrega son tan largos que el sistema de salud ha pagado por envíos rápidos, lo que eleva los costos cada vez más.

“En algunos casos, estás pagando más por el flete que por el producto”, dijo.

La escasez de microchips y metales también ha ralentizado la producción de sillas de ruedas y otros equipos médicos. También son escasas la resina y la silicona, que se utilizan para contenedores, catéteres y los kits que se utilizan para insertarlos en los pacientes.

“Todo lo relacionado con el plástico se ha ralentizado un poco”, dijo Mark Welch, vicepresidente senior de cadena de suministros de Novant Health, con sede en Carolina del Norte. Entre los artículos que llegan con mucho atraso ​​se encuentran catéteres, jeringas, gasas y tape médico.

A principios de diciembre, aproximadamente el 6,5% de los artículos del inventario de Novant Health estaba retrasado, en comparación con el 1% o menos durante las operaciones normales.

El hospital ha instado a los médicos a conservar suministros como gasas o tape. “Les pedimos que piensen realmente antes de usar”, dijo Welch. “Si simplemente tomas cosas adicionales para llevar a la habitación porque crees que podrías usarlas, muchas veces se desperdician”.

“Este grado de interrupción durante este período de tiempo es inusual”, dijo Melanie Fisher, vicepresidenta senior de Beaumont Health, que opera hospitales en Michigan.

“Tener 100 pedidos pendientes al día es muy diferente a tener tradicionalmente 25”, dijo. “Y tener pedidos pendientes sin sustitutos disponibles o tener que hacer los kits nosotros mismos cuando ya tenemos poco personal, a esto nos enfrentamos los que estamos trabajando”.

Aún así, “esto es muy diferente de la escasez que vimos el año pasado en relación con el PPE”, dijo Tinglong Dai, profesor de gestión de operaciones y análisis de negocios en la Universidad Johns Hopkins. Con ellos, dijo Dai, el peligro era grave: “La gente estaba realmente infectada, en ciertos casos, de hecho murieron”.

Los ejecutivos de los hospitales estaban divididos sobre si las acciones tomadas por la administración Biden (obligar a los principales puertos a operar las 24 horas, reducir las tarifas de los contenedores y permitir que los camioneros trabajen más horas) mejoraron la situación en sus instalaciones.

Algunos, como Welch de Novant Health, no han visto diferencias significativas. Aún así, Fisher, de Beaumont Health, dijo que es difícil imaginar qué hubiera sucedido sin ellos.

Los trabajadores del hospital esperan alguna mejora después de la temporada navideña. Sin embargo, los informes de la industria “predicen otros 18 a 24 meses de desafíos en la cadena de suministro”, dijo Alyssa Kangas, directora senior de contratación y adquisiciones de CentraCare.

Muchos hospitales contratan a organizaciones de compras grupales para obtener descuentos de los proveedores. Gerentes dijeron que los contratos han ofrecido protección contra el aumento de precios. Pero con el atascamiento de suministros, es posible que tengan que salir del contrato para bloquear los bienes y correr el riesgo de que los precios suban.

“En ese momento, estaremos a merced del mercado”, dijo Slade de Intermountain Healthcare, y agregó que le preocupa el aumento de precios cuando los contratos se renueven. Los tanques de oxígeno, dijo, cuestan un 600% más que hace un año. “Veo una avalancha de aumentos de precios en el futuro”.

KHN (Kaiser Health News) is a national newsroom that produces in-depth journalism about health issues. Together with Policy Analysis and Polling, KHN is one of the three major operating programs at KFF (Kaiser Family Foundation). KFF is an endowed nonprofit organization providing information on health issues to the nation.

USE OUR CONTENT

This story can be republished for free (details).

Newsletter
Signup